Teleconvertidores: Cómo usarlos y Guía de compra. Por DZoom

Puede que más de una vez hayas pensado que tu teleobjetivo se queda corto para ciertas situaciones. Pero comprar un teleobjetivo más largo no siempre es una opción, ya que son lentes que requieren un presupuesto muy elevado. Para estos casos lo mejor es contar con un teleconvertidor.


Gracias a un teleconvertidor podrás alargar la distancia focal de tu teleobjetivo desde 1.4 veces hasta al doble, consiguiendo así que tu teleobjetivo alcance mucho más lejos. ¿Quieres saber cuáles son sus mayores ventajas e inconvenientes? Enseguida lo analizamos al detalle.


¿Qué es un Teleconvertidor?


Un teleconvertidor, también conocido como multiplicador, duplicador o extensor, es una lente que se acopla entre el cuerpo de la cámara y el objetivo, alargando así su distancia focal. Nos vendrá genial cuando necesitemos una distancia focal mayor pero no queramos gastar tanto en comprar un teleobjetivo nuevo más largo.


Normalmente los teleconvertidores tienen una multiplicación de 1.4x o de 2x, aunque Nikon y Hasselblad también fabrican modelos con un factor de multiplicación de 1.7x.


El teleconvertidor multiplica por el factor especificado la distancia focal del objetivo con el que lo usemos. Por ejemplo, si usamos un teleconvertidor 1.4x con un objetivo 200 mm obtendremos una distancia focal de 280 mm (1.4 x 200). De la misma manera, si usamos un teleconvertidor 2x en un objetivo 600 mm conseguiremos nada más y nada menos que una distancia focal de 1200 mm. Increíble, ¿verdad?


Los teleconvertidores son ideales para diversos tipos de fotografía en los que se necesita una distancia focal muy larga porque estamos muy alejados de nuestro centro de interés, como por ejemplo:

  • Fotografía de aves y fauna en general: Estar a gran distancia de los animales es esencial para captarlos en su hábitat natural y no espantarlos con nuestra presencia.

  • Fotografía de deportes: En muchos deportes deberemos estar bastante alejados de los jugadores o competidores, por lo que contar con una distancia focal larga será indispensable si queremos captar fotografías bastante cercanas de ellos desde las gradas.

  • Fotografía de la luna: Si hay un centro de interés muy alejado sin duda es la luna. Una distancia focal larga no solo nos ayudará a captar mejor todos sus detalles, sino que además cuanto mayor sea la distancia focal, mayor parecerá la luna en comparación con el paisaje.

  • Fotografía macro: Aunque en fotografía macro no estamos realmente alejados de nuestro centro de interés, sí que requerimos acercarnos mucho a él. Un teleconvertidor montado sobre un objetivo macro también multiplicará el acercamiento de este tipo de objetivos.

Pros y Contras de Usar un Teleconvertidor


El uso de teleconvertidores tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Vamos a analizar los puntos más importantes tanto de sus pros como de sus contras, para que decidas por ti mismo si te conviene o no usar un teleconvertidor.


Ventajas de Usar un Teleconvertidor

  • Permiten alargar la distancia focal de tu teleobjetivo hasta al doble: La ventaja más obvia de usar un teleconvertidor es que conseguimos extender la distancia focal efectiva de nuestro objetivo. Un teleconvertidor de 1.4x te proporcionará un 40% de distancia focal adicional, mientras que un teleconvertidor de 2x te dará un aumento del 100%.

  • Son mucho más baratos que comprar un objetivo nuevo: La mayor ventaja de usar un teleconvertidor es que puedes conseguir un teleobjetivo con un mayor rango focal que tu teleobjetivo actual, sin la necesidad de comprar un objetivo nuevo, que conllevaría una inversión de una gran cantidad de dinero.

  • Su tamaño y peso son mucho menores: Un teleobjetivo de una gran distancia focal (300 mm o superior) suele ser un objetivo voluminoso y pesado. En cambio, agregar un teleconvertidor a un objetivo más liviano lo convertirá en un teleobjetivo largo pero que será mucho más pequeño y ligero.

  • Menor distancia mínima de enfoque: Usando un teleconvertidor puedes conservar la distancia mínima de enfoque del objetivo con el que lo uses. Normalmente un teleobjetivo con mayor distancia focal tendrá una distancia mínima de enfoque superior a la distancia mínima que conseguiremos con un objetivo más corto y un teleconvertidor. Esto puede venir bien para ciertas situaciones, cuando estamos bastante cerca de nuestro sujeto de interés y queremos usar el teleobjetivo para captar algún detalle.

Inconvenientes de Usar un Teleconvertidor

  • Reducción de la luminosidad del objetivo: El uso de un teleconvertidor implicará una menor entrada de luz, lo que significa que se reducirá la apertura máxima del objetivo con el que lo usemos. Al usar un teleconvertidor de 1.4x perderemos un paso, mientras que cuando usamos un teleconvertidor de 2x perderemos 2 pasos.

  • Pérdida de calidad en la imagen: Siempre que añadimos una lente a nuestro objetivo se pierde calidad, por eso al añadir un teleconvertidor a nuestro objetivo estaremos restando calidad a la imagen final, sobre todo en los teleconvertidores más largos (x2). Con el uso de un teleconvertidor notarás una pérdida de nitidez y de contraste en tus fotografías. Pero si además esta lente es de mala calidad, el resultado será mucho peor, llegando incluso a estropear nuestra fotografía a causa de la falta de nitidez y la aparición de aberraciones y reflejos (sobre todo cuando tenemos una fuente de luz de frente). Por eso el primer consejo importante a la hora de comprar un teleconvertidor es comprar uno de calidad, para minimizar estos problemas lo máximo posible.

  • Reducción de la velocidad del autoenfoque: El uso de un teleconvertidor puede afectar mucho a la velocidad y precisión del autoenfoque de tu cámara. Tanto, que es posible que algunos modelos de gama baja o media no puedan ni siquiera hacer uso del autoenfoque. En condiciones de escasa luz o si lo combinas con una lente no demasiado luminosa (por ejemplo con una apertura máxima de f/5.6 o inferior) cualquier cámara podría tener serios problemas para enfocar correctamente con un teleconvertidor. En estos casos lo mejor será enfocar de manera manual, ayudándote con los sistemas de ayuda al enfoque que poseen muchas cámaras, o haciendo uso del live view para poder acercar digitalmente la imagen y enfocar de manera más precisa.

  • Mayor trepidación con la cámara en mano: Cuanto más larga es la distancia focal de un objetivo más le afectará cualquier tipo de movimiento, esto es un problema que afecta a cualquier teleobjetivo. Por eso, al usar un teleconvertidor y aumentar la distancia focal del objetivo, será más susceptible a la trepidación. Para evitarla lo mejor siempre será usar un trípode o un monopié. Pero si decides disparar cámara en mano recuerda estos trucos para ganar estabilidad, y recuerda también que siempre será recomendable disparar a velocidades de obturación superiores a la distancia focal que estemos usando (no la de tu objetivo, sino la de tu objetivo + el factor de multiplicación del teleconvertidor).

¿Entonces me Conviene usar un Teleconvertidor?


Después de ver las ventajas e inconvenientes de los teleconvertidores surge la gran pregunta: ¿entonces me conviene o no me conviene comprar un teleconvertidor?


El uso de teleconvertidores es la forma más asequible de ampliar la distancia focal de tu equipo fotográfico sin la necesidad de comprar un objetivo más largo. Sin embargo, deberás asumir que esto afectará indudablemente a la calidad de la imagen y al rendimiento de tu cámara.


Así pues, nuestra conclusión es que el uso de un teleconvertidor es una buena opción, ya que conseguir una distancia focal tan larga compensa la pérdida de un poco de calidad y luminosidad. Pero deberás tener en cuenta algunos consejos para que de verdad te compense usar un teleconvertidor:

  1. Usa siempre teleconvertidores de buena calidad para minimizar los problemas de pérdida de nitidez y contraste, y la aparición de aberraciones.

  2. Procura usarlos siempre con objetivos de buena calidad y bastante luminosos. De lo contrario, es posible que notes una falta de luminosidad y de nitidez considerables.

  3. Intenta no abrir al máximo el diafragma. Sitúalo al menos un paso por debajo de la apertura máxima para obtener una mejor calidad y reducir las aberraciones que se produzcan.

  4. Aunque algunos lo permiten, procura no añadir más de un teleconvertidor para ampliar todavía más la distancia focal de tu objetivo. Esto mermará mucho la calidad de las fotografías.

  5. También ten en cuenta que usar una distancia focal más larga implicará tener una menor profundidad de campo, por lo que deberás cuidar el enfoque.

Fuente: DZoom

10 vistas0 comentarios